Una particularidad del numerario castellanos es la existencia de acusaciones de altos valores en oro, las doblas mayores o grandes doblas. Se fabricaron para acumular a modo de lingotes grandes pesos con los que realizar pagos de gran importancia. El ordenamiento de 1471 establece la fabricación de múltiples de castellanos de oro que no nos han llegado.

Enrique IV conservaba en el Alcázar de Segovia en 1465 las siguientes:

Valor de la pieza Peso de la pieza en gramos Piezas reseñadas Peso total en gramos
200 enriques 932 38 35416
100 enriques 466 39 18174
50 enriques 233 55 12815
30 enriques 139,8 24 3355,2
15 enriques 69,9 2 139,8
10 enriques 46,6 9 419,4
5 enriques 23,3 1 23,3
2 enriques 9’32 1608 14986,56
1 enrique 4’66 137 638,42
½ enrique 2’33 10 23,3
Peso 85.990,98

En esa misma fecha se refieren otras especies:

Valor de la pieza Peso de la pieza en gramos Piezas reseñadas Peso total en gramos
50 doblas 233 20 4660
20 doblas 93,2 1 93,2
10 doblas 46,6 1 46,6

Nos ha llegado un reducido número de especies de esta clase y una buena parte en la Biblioteca Nacional de Francia. La información publicada no explica cómo estas interesantes piezas accedieron a su colección. Es posible que pertenecieran al tesoro real debido al pago de alguna deuda de gran valor en fecha no determinada.

Una de las grandes virtudes de estas especies es la gran capacidad de introducir elementos iconográficos asociados al poder y adornos que se encuadran en los esquemas propios del arte se su época.

Para saber más:

Antonio Roma Valdés, «Doblas mayores castellanas, Revista Omni 2, 2010